©2019 by Estudio de Kabalá

LAS LETRAS HEBREAS

En ese mundo del Uno donde todo empezó y donde todo, sin duda, terminará para volver a empezar, Dios - dice el Zóhar - se complacía en jugar con las Letras, con las que luego creó el mundo y todo lo que existe en él. Por eso se llaman Letras del Fundamento (Otiot Yesod), porque la existencia del mundo se basa en ellas.

 

LOS 22 ATRIBUTOS DIVINOS

Las 22 letras hebreas son los 22 atributos que Dios definió dentro de sí para crear este mundo. Todos ellos buenos en sí mismos, pero cada uno de ellos, por sí solo, insuficiente para definir a Dios completo. Con su manipulación, Dios creó todas las cosas. Son las piedras, talladas por Dios, con las que construye el mundo.

las letras hebreas.jpg
 

LA LETRA 2 BET

La letra 2 Bet fue la letra elegida para llevar a cabo la creación de nuestro mundo. Su Atributo es la DUALIDAD, igual que nuestro mundo, que también es dual, como la letra con la que fue creado.

 
231-puertas.jpg

LA FORMACIÓN DEL VACÍO

Las 231 puertas

Antes de dar inicio al proceso creador, Dios llenaba todo el espacio, todo era Él, todo estaba lleno de Luz del Infinito (Or Ain Sof). Así que, para empezar a crear algo, comienza por dejar un espacio vacío donde poder hacerlo, para lo cual se restringe a Sí Mismo y, con ello, define los límites de lo que será nuestro Universo, la Matrix en la que vivimos.


Para este paso, Dios utiliza la letra 2 Bet que acabamos de presentar. Con ella se genera el vacío, sobre el que se construirá nuestro mundo. Para hacerlo, Dios se restringe a sí mismo, se esconde en el mundo superior y deja el inferior completamente hueco. Es en este gran hueco vacío donde se formará el universo en el que vivimos.


Este movimiento de restricción que en Kabalá se conoce como TzimTzum (constricción) es el principio de todo

 

LAS 22 LETRAS

Una a una

LETRA 1 ALEF

Elemento 1 Aire

El Elemento 1 Aire se representa con la letra 1 Alef, que señala la energía del Uno en este nuestro mundo. Su atributo es la UNIDAD. La letra 1 Alef, escrita al revés, se lee Peleh (milagro), indicando que en esta letra se encuentra el secreto de la transición entre lo oculto y lo revelado.