©2019 by Estudio de Kabalá

NUESTRO MUNDO

según la Kabalá

Esta es la configuración de nuestro mundo: El Árbol de la Kabalá hebreo, del que habla aquí Albert Gozlan. 

El Árbol de la Vida es un símbolo compuesto que representa el cosmos en su integridad y, a la vez, el alma del ser humano en relación con aquel.

El Árbol de la vida es el holograma patrón que se repite en todos los niveles, macro y micro, de la existencia. Este plano fue definido en los inicios de la creación y permanecerá inalterable mientras se sostengan los mundos.

 

LOS MUNDOS

En el árbol de la Vida que conforma nuestro sistema, confluyen 4 mundos, aunque en condiciones normales, sólo percibimos uno de ellos como real. Cada mundo u Olam, término que proviene de la palabra HaAlamá (ocultamiento), indica un grado de ocultamiento de Dios.

Cada mundo sólo puede ser visto desde ciertas sefirots. Y dentro de cada mundo (y de cada sefirá) existe un árbol completo, dado el componente holográfico de nuestro universo, que hace que cada parte no sea más que un reflejo del todo, y el todo un reflejo de las partes.

EL MUNDO FÍSICO

LOS MUNDOS INTERMEDIOS

LOS MUNDOS SUPERIORES

 
luz.jpg

AIN SOF

Más allá de nuestro mundo

Dios, que es UNO, está más allá de nuestro mundo, es externo al mismo (por eso ha podido crearlo), no forma parte de él. 

Es denominado en Kabalá el Ain Sof, el Principio Último, lo Absoluto, lo que está mas allá de nuestro Universo y lo envuelve todo, el principio y el fin de todas las cosas, el infinito, sublime y santo, exaltado sobre todo concepto, incluso el de Voluntad.

Lo que sí sabemos es que este mundo que habitamos ha sido creado por Él y responde a unas normas. Y la kabalá se dedica a estudiarlo para acercarse a Él. Esa es la única razón por la que estamos aquí, volver al Creador. Recuperar la Luz.