©2019 by Estudio de Kabalá

LA KABALÁ Y LOS KABALISTAS

"La kabalá de la Torá es increiblemente antigua, y se remonta hasta Avraham, al que se le atribuye la composición de obras cabalísticas. Pero precediéndole a él, sabemos que Noé y Adam estuvieron plenamente familiarizados con sus enseñanzas."


Rabbí Laibl Wolf

"La Cábala Práctica"

La oración en hebreo antiguo libro
 

LA KABALÁ

Kabalá & Judaísmo

La kabalá es el saber místico y oculto base de la religión judía, su Fundamento. Y, sin embargo, Kabalá y Judaísmo no son términos completamente equivalentes.


En realidad, muchos judíos comunes desconocen la Kabalá porque siempre fue un saber reservado a iniciados, como ocurre con todos los saberes esotéricos u ocultos. Son esos que practican el judaísmo de forma exotérica, esto es, sin conocer el significado profundo de cada rito y de cada mandamiento.


Sólo el kabalista, el que estudia el saber oculto en la Torá, es el que, haciendo uso de los secretos del Cielo, se eleva al mundo espiritual y establece contacto directo con Dios en la única forma que existe para acercarse a Él.


Por otra parte, la influencia de la kabalá se extiende mucho más allá del judaísmo propiamente dicho: los saberes ocultos se expandieron como la pólvora desde la época adámica y se observa su influencia en todo el mundo antiguo, desde Egipto hasta la India. Incluso Grecia recibe su influencia: recordemos, si no, el Mundo Platónico de las Ideas.


Desde los comienzos de la Era Cristiana y la destrucción del Segundo Templo en el año 70 d.C., empieza la Diáspora y el Exilio del pueblo judío; y aunque el judaísmo recibe muchas influencias externas durante esta larga etapa, lo cierto es que los saberes ocultos se mantuvieron siempre estrechamente protegidos y en constante evolución. De hecho, la kabalá, como tal, florece en la España sefardita, antes de la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos en 1.492.


Sólo ahora, en los siglos XX y XXI, cuando según sus propias revelaciones se acerca el Final de la Corrección, es cuando los mismos kabalistas han comenzado la divulgación de sus saberes por el mundo completo y están dando a conocer al mundo sus grandes secretos. Por fin, las puertas de la kabalá se han abierto.

 

LA TORÁ

El saber recibido

La Torá compendia la sabiduría que ha servido de base a la religión judía. Por debajo de sus textos literales, se esconde un sentido profundo al que solo puede accederse a través del estudio y las prácticas místicas.

En realidad, los relatos de la Torá no explican nada. Sus secretos están escondidos en sus textos literales, en las historias que cuenta. No es importante lo que dice, sino lo que lo que hay detrás de esas letras. Toda ella es un código, una sucesión de fuerzas o nombres de Dios que actúan sobre nosotros en un nivel muy profundo, más allá de nuestra comprensión. Sólo cuando conozco sus secretos puedo ver la Belleza de Dios.

 

EL ZÓHAR

La revelación de la Torá

Para entender el significado real de la Torá, lo que se esconde detrás de sus letras, es preciso leer el Zóhar, que la revela.  Como explica Laitman en http://www.kabbalah.info/es/el-libro-del-zohar/revelando-el-libro-del-zohar,


"El Libro de El Zóhar es el más misterioso, y al mismo tiempo importante libro de Kabalá. En los últimos años, se ha hecho cada vez más evidente que el Libro de Zóhar, escrito hace 18 siglos, fue concebido para nuestro tiempo. El Rabí Yehuda Ashlag (Baal HaSulam) lo abrió para nosotros y ha reavivado lo que había sido largamente olvidado en nuestros corazones." Su autor es el gran cabalista Rabí Shimon Bar Yochai (Rashbi). 

El Libro del Zohar describe el sistema oculto, los mundos, las superpotencias que los gobiernan, y cómo alguien que estudia Kabalá influye en su propio destino y en de la  humanidad. El Zóhar también explica cómo se propaga en cascada cada acontecimiento desde el Mundo Superior hacia el nuestro, y los ropajes que adquiere aquí.


Pero lo que hace a El Zohar único es el hecho de que no fue escrito para sus contemporáneos; estaba más bien dirigido a una generación que viviría dos milenios más tarde - nuestra generación.