©2019 by Estudio de Kabalá

EL ÁRBOL DE LA VIDA

La Escalera espiritual

Esta es la configuración de nuestro mundo. El Árbol de la Kabalá hebreo. En concreto esta versión es la que reconoce el Sefer Bahir. Hay otras versiones, pero esta es la correcta, por conexión con la astrología.


Dice el Zóhar que sólo después de definir el árbol de la vida y sus 32 senderos, Dios comenzó la creación propiamente dicha.


El Árbol de la Vida es un símbolo compuesto que representa el cosmos en su integridad y, a la vez, el alma del ser humano en relación con aquel. Nuestra alma completa debería poder brillar cada uno de los colores que explica el Árbol, que no sería más que un tipo de plano cósmico que indica los tipos de energías activos en el universo y su conexión con nosotros y con el universo.


El Árbol de la vida es el holograma patrón que se repite en todos los niveles, macro y micro, de la existencia. Este plano fue definido en los inicios de la creación y permanecerá inalterable mientras se sostengan los mundos. Esto significa que cada sefirá – que iremos desarrollando progresivamente - contiene dentro de sí otro árbol completo, que a su vez se reproduce dentro del siguiente. Nuestro mundo es un holograma: cada parte reproduce la totalidad del universo, el cual refleja, a su vez, cada una de las partes. Ver aquí la explicación de Gozlan.

 

LAS 10 SEFIROT

De la más más alta a la más baja

Es a partir de las 10 sefirot del Árbol de la Vida como se definen las 5 dimensiones que configuran nuestro mundo real.

Cada sefirá se empareja con su opuesta y, al hacerlo, genera una dimensión específica.

Así hasta 5 veces, conformando las 5 dimensiones de nuestro mundo.

Por eso el Sefer Yetzitá dice que las 10 energías primarias son 5 opuestas a otras 5 (25).

Estas 5 dimensiones se expresan en los 32 Senderos de Sabiduría que conforman el Árbol de la Vida.

KÉTER

El Aliento de Dios

La sefirá 1 Keter representa la primera y única entrada de energía divina en nuestro mundo; es la primera emanación, el Aliento de Dios (Ruaj Elohim).


Como dice Rabbí Aryeh Kaplan, “Dios, el Infinito, existía antes de que Keter fuera”, pero para que Dios estuviera presente en nuestro mundo fue preciso que Dios volviera a entrar en él. Y esto lo hizo a través de la sefirá 1 Keter, que representa la energía del Dios Uno: “el concepto de “uno” vino al ser cuando se creó la Sefirá 1 Keter (Kaplan: “Sefer Yetzirah


En realidad Keter Elyon – la más alta - no fue creada, sino que emanó directamente de Dios, es su Aliento. Es un Aliento todavía intangible, a un nivel por encima del intelecto. Para manifestarse tiene que bajar a las sefirot inferiores.

JOCMÁ

La entrada al mundo de Atzilut

El mundo de Atzilut, el primero formado, es llamado el mundo de la Emanación y abarca la definición de las 4 primeras sefirot, las cuales no fueron propiamente creadas, sino que emanaron directamente de Dios. Estas fueron las 3 sefirot de los mundos Superiores y Maljut, donde radica el mundo físico donde habitamos.


El mundo de Atzilut, en realidad, es el mundo celestial o espiritual, el mundo de los cielos, llamado en Kabalá el mundo de la cercanía porque es el más próximo a Dios. Es el universo supremo, el primero de los 4 mundos que conforman nuestro universo; siendo su opuesto, el mundo de Asiá o mundo físico - Maljut - en el otro extremo.

BINÁ

El Mundo Futuro

La primera sefirá de los Mundos Superiores es Biná. En ella se definieron las leyes de nuestro sistema. También es en esta sefirá donde existe el Paraíso y donde se desarrollará el Mundo Futuro u Olam Habá cuando Maljut, lo único creado, se eleve hasta ella.

LOS MUNDOS INTERMEDIOS

El Zeir Anpin

Uniendo los mundos de Arriba y el mundo de abajo - el mundo Físico radicado en la sefirá Maljut - se encuentran los mundos intermedios que actúan como canalizadores de energía desde Arriba hasta la Tierra.

Es el mundo de los planetas y la astrología, el mundo del karma y de la magia. Son las ciencias impuras (para la kabalá), cuyo conocimiento fue trasladado a Asia por el hijo de Abraham y su esclava egipcia, Agar, llamado Ismael. Revela un conocimiento superior inicial que sirve de escalón a los mundos Supremos, pero no llega a ellos y su uso no es inocuo. Genera karma. Es el mundo del ojo por ojo y diente por diente, así que todo lo que recibas tendrá su precio.

Este mundo no es el objeto central de estudio de la kabalá, más bien al contrario, los kabalistas suelen despreciar la astrología y la magia por entender que es el mundo de los magos de Egipto, que se asocia al mal en sí mismo en kabalá hebrea. Pero estos mundos intermedios son el canal de entrada de energías, y hay que tratar con ellos y con sus influencias, para entender el significado de la vida y el plan del mundo, tanto individual como colectivo. En todo caso, sí ha sido objeto de estudio desde el inicio de los tiempos por los grandes esotéricos, dada su influencia directa en los eventos que ocurren en esta Tierra.

MALJUT

El mundo físico

En el Árbol de la Vida sólo la última sefirá, la sefirá 10 Maljut, contiene el mundo físico. Las 9 sefirot superiores son distintos estadios de los mundos espirituales. Cada movimiento en las esferas de Arriba provoca un efecto en ese pequeño punto – Maljut - en el que se hizo el mundo y todo lo que existe.

 

LAS 3 COLUMNAS

Los 3 Elementos

El Árbol de la Vida está dispuesto en 3 columnas o pilares organizado por elementos, situándose el Agua a la derecha, el Fuego a la izquierda y el Aire en la columna central, alzándose entre ambos y equilibrándolos.