Letra 21 Shin – Elemento 3 Fuego


La letra 21 Shin es la tercera letra madre, lo que significa que de ella se genera un Elemento, en este caso, ella es el origen del Elemento 3 Fuego, y como tal se asocia con el fuego físico y el emocional - la pasión - y, en general, con el deseo de vivir de forma intensa, porque el Fuego concentra.


También se relaciona con el Espíritu (“Y el Espíritu de Dios revoloteaba sobre las aguas”, Génesis 1:2), versículo que describe la oposición primordial entre Dios y la Tierra, entre el Fuego y el Agua - porque la Tierra era agua en el primer momento -, la oposición original entre el espíritu y la materia de la que hablaremos, más a fondo, en próximo post.


La palabra Fuego en hebreo (Esh), sin embargo, une 2 letras: la letra 1 Alef (Elemento 1 Aire) y la letra 21 Shin (Elemento 3 Fuego). Porque el fuego no puede existir sin el aire. De ahí que el término incorpore ambas letras madres.


La letra 21 Shin representa la cabeza en el cuerpo humano, porque el Fuego rige todo lo mental ya que el pensamiento tiene su origen en el Fuego. Por eso esta letra madre ocupa la línea horizontal superior del Árbol de la Vida, la que une la sefirá 3 Biná con la sefirá 2 Jocmá. Con ella, con esta letra Shin, dice el Sefer Yeztirá, se formó el Cielo en el universo.


La Letra Shin es el sendero que une la sefirá 2 Jocmá con la sefirá 3 Biná

Dice el Sefer Yetzirá que la letra 21 Shin“silba”, igual que silba el fuego. Sus 3 cabezas, de hecho, recuerdan las llamas de un fuego real; es verdad que las llamas están unidas por la base, sin embargo sus cabezas se separan: igual que esta letra Shin es la que introduce, en el nivel elemental, el concepto de separación. Concepto que luego desarrolla de forma plena la letra 5 Hé, atributo del Entendimiento, que corresponde ya a la sefirá 3 Biná.


El Elemento 3 Fuego se asocia a la energía en el mundo físico y a la actividad mental; de hecho, la actividad mental genera energía, irradia energía, genera fuerzas electromagnéticas que interactúan con la materia. Se suele representar en forma de Luz. En el tiempo meteorológico, el elemento 3 Fuego indica el verano, el calor.


Con este Elemento 3 Fuego se forma la columna izquierda del Árbol de la Vida*, como ya explicamos en post correspondiente - lo que significa que es este Elemento el que define la naturaleza interna de las 3 sefirot de este lado del árbol; frente a las de la columna derecha, que están hechas de Agua, y la columna del centro, que está hecha de Aire.


Dice la kabalá que la sefirá 3 Biná está hecha de Fuego, porque es este elemento el que domina la columna izquierda del Árbol de la Vida. Sin embargo, esta sefirá no es el Fuego en sí mismo, sino “el Entendimiento”, y éste es el atributo de la letra 5 Hé, que pronto desarrollaremos, letra que representa a esta sefirá 3 Biná de forma especifica.


Desde el punto de vista psicológico, el Fuego es la superabundancia de sensación; de hecho, esta columna señala el mundo de las sensaciones, del disfrute de los 5 sentidos, el mundo externo; frente a la columna de Agua, la derecha, que guarda el mundo de la onda o mundo de las emociones, el mundo interno.


Profundizaremos en próximo post en las diferencias ente Agua y Fuego, pero anticipar que es la de Fuego la columna de los trabajos - columna izquierda del Árbol de la Vida - frente a la columna de Agua que es la de las bendiciones - columna derecha del Árbol de la Vida.


El Fuego señala el sacrificio, el humo que sube cuando se quema la materia, el alma que se eleva. Y el camino que marca para el ascenso es el empuje, es el trabajo, es el estudio, es el esfuerzo, es, en definitiva, el sufrimiento; de ahí que esta letra 21 Shin también se relacione con la culpa, porque, a veces, es esa sensación de culpabilidad lo que nos incita a superarnos y a crecer, para salir de eso. Pero también es la satisfacción de ir ascendiendo, la iluminación, la esperanza de que vamos a poder con ello. La Luz previa al Entendimiento.


Con la letra 21 Shin, dice el Sefer Yeztirá, se formó el Cielo en el universo, porque los mundos superiores viven de nuestra atención a ellos, viven de nuestras oraciones y nuestros esfuerzos y, a falta de ellos, de nuestro sufrimiento, el único camino para domar, a veces, nuestro egoísmo primigenio.


En el Fuego, explica el Sefer Yetzirá, se cumple la Alianza de la Lengua porque, según dices, así creas y es en la sefirá 3 Biná, hecha de Fuego, donde se genera la palabra y se origina la creación propiamente dicha. Pero seguiremos hablando de ello en próximo post, para comprender la diferencia entre el Agua y el Fuego, las 2 polaridades elementales de nuestro sistema.



* Así dice el Sefer Yetzirá, tal y como explica Arieh Kaplan, a diferencia de otros textos esotéricos que sitúan la letra Shin en el lado derecho del Árbol de la Vida y que, en opinión de la que suscribe, serían incorrectos. Le letra Shin es la que define, la que separa; y ese concepto sólo existe en el lado izquierdo. Profundizaremos en ello más adelante.

©2019 by Estudio de Kabalá