Mi experiencia en el Centro de estudios de Bnei Baruj


Me incorporé al Centro de Estudios de Bnei Baruj el pasado 15 de febrero 2021, para iniciar el primer curso de introducción a la cabalá. Es requisito necesario pasar por la formación de esta escuela de Cabalá para incorporarse a una decena - grupo de diez estudiantes - y poder participar en las Clases diarias de cabalá que se imparten desde Israel, por el Rav Laitman, cada noche a las 3:00 a.m. hora de Israel, 2:00 a.m. en España.


He de decir que mi experiencia está siendo muy buena, por el momento. Es verdad que se comienza desde los principios básicos, definiendo conceptos y entendiendo qué significa la cabalá y cómo nos afecta - su entendimiento - en la comprensión del mundo que nos rodea, lo cual cambia por completo la visión que tenemos como ciudadanos de a pie, corrientes, no iniciados en estos saberes.


El curso está bien organizado, vídeos con buenos instructores que se pueden visionar cuando uno prefiera, más una sesión semanal de preguntas y respuestas, con otros profesores - también muy buenos - donde los alumnos planteamos las dudas surgidas en la lección de la semana y se comentan, en grupo, temas concernientes a la lección estudiada. Estas reuniones suelen tener lugar en la tarde del domingo, previa convocatoria, a través de zoom.


Para aquellos que ya hemos estudiado, en fuentes distintas, qué es la cabalá y el porqué de su misterio, nos sirve este curso introductorio - o, al menos, a mí me está sirviendo - para ordenar información y estructurar, en un nuevo sistema, los conocimientos que uno pudiera haber adquirido en fases previas de exploración académica, normalmente, autodidactas, a través de lecturas o vídeos, de un sin fin de maestros, muchos de ellos muy buenos. Y grandes conocedores de la cabalá, además.


Para los que llegan a la cabalá sin conocimientos previos, como principiantes, estos cursos ya preparados son una herramienta útil, porque resulta más fácil todavía descubrir desde el inicio, sin distorsiones, lo que implica esta nueva concepción del mundo y de la vida que, sin duda, trae consigo adentrarse en este conocimiento milenario que es la cabalá hebrea y lo que ello implica.


Después de este curso - duración 11 semanas - vienen otros dos, en avance progresivo, hasta completar 40 semanas de formación. Yo, todavía, no he pasado esas fases, ya os comentaré, según mi experiencia.


Sólo después de haber completado este proceso formativo, se adquiere la preparación base suficiente para poder pasar al siguiente nivel, integrarte en una decena y practicar, en ella, los discernimientos espirituales que se van abriendo en cada clase matutina y que deben ser vividos dentro de una de ellas.


Porque todo cabalista se levanta cuando el gallo canta (mucho antes del amanecer, por cierto) para comenzar su día. Y, sólo después de haber escuchado la clase matutina, sale a sus quehaceres, esos que precise. Pero sin desconectarse del trabajo del día, ese establecido en la clase matinal, el guión espiritual para cada jornada. Ni, sobre todo, de su decena; que le recuerda, en cada momento, su propósito en la Tierra.


Porque el ser humano esencial está compuesto de dos partes, la corporal y la espiritual. No son compartimentos estancos, la vida física depende de la espiritual - el mundo de las causas - esto es, lo de Arriba drena hacia abajo y se concretiza en eventos y sucesos específicos en nuestra vida material. Así funciona el mundo real. Lo construimos, primero, Arriba...y según nuestra intención al idear cada proyecto se materializa, luego, en las formas que vemos como mundo físico a nuestro alrededor, Maljut, El mundo de Asiá, el mundo de las consecuencias o efectos. El cual deriva de nuestras acciones en los mundos Superiores.


Así que animo a todos aquellos que hayáis tenido la curiosidad de la cabalá, como para llegar a este blog, que hagáis estos cursos también, como estoy haciendo yo. Al menos para que conozcáis, de las fuentes directas, qué es la cabalá y su propósito. Luego ya, cada cual, decidirá si prefiere seguir en su mundo anterior o prefiere descubrir la vida desde una nueva perspectiva, mucho más gratificante y mucho más llena. Os animo a ello.


No es publicidad, por cierto, soy una mera alumna recién llegada que da su opinión sobre este centro. Por si le es de utilidad a alguien que esté en el mismo proceso.