Pésaj - La Pascua judía




El calendario judío es un calendario solilunar. El mes de Nisan se inicia con la Luna Nueva de Aries (unión del Sol y la Luna en el signo de Aries) y se extiende hasta el final de ese ciclo lunar, durante los siguientes 28 días. El punto máximo del ciclo se alcanza con la Luna Llena y, precisamente esa 1ª noche de plenilunio después de la entrada de la primavera - el 15 de Nisan - es en la que se celebra, quizás, la fiesta judía más importante, la Pascua o Pésaj, que conmemora la liberación de Israel de los egipcios, con su salida a través de las aguas abiertas del Mar Rojo y bajo el liderazgo de Moisés.


Para la kabalá judía, Egipto representa el mundo natural, nuestros impulsos, nuestro egoísmo. Cuando el pueblo de Israel se alía con Dios, a través de Moisés, consigue liberarse de Egipto con la ayuda Divina que consigue abrir las aguas del Mar Rojo o Mar de los Juncos -. Esta fiesta de Pésaj conmemora la victoria del pueblo de Israel sobre el faraón egipcio y, en ella, cada año, recibimos las fuerzas para liberarnos de nuestra esclavitud natural a los impulsos y hábitos egoístas.





La esencia de Pésaj es el autocontrol. Reflejo de ello es su menú, basado en la matzá (pan sin levadura). Durante estos días se renuncia a comer levadura, que al igual que en el pan, hincha nuestros egos y nos aleja de Dios. Por eso la levadura no puede comerse en Pésaj, está completamente prohibida. Porque en terminología jasídica, el pan y todos los alimentos fermentados simbolizan un inflado sentido de la autoestima.


Al evitar el jametz (levadura) en Pésaj, es como si hubiéramos jurado dejar la arrogancia y el ego. Es muy peligroso abundar en el engreimiento, es algo sumamente adictivo que puede llevar a la persona a olvidar su verdadero propósito en la vida. Por eso, juramos no probar todo lo que huela a arrogancia y hacemos todo lo posible por erradicar la vanidad de nuestro organismo.


La fiesta de Pésaj comienza el 15 de Nisan, esto es, el día de la Luna llena en el eje Libra/Aries y dura 8 días. Este año, comenzó el viernes 19 Abril 2019 por la noche y terminará el sábado 27 de Abril, también por la noche. Durante esta fiesta, las energías astrológicas disponibles emiten una frecuencia que intensifica el nivel de intervención Divina en nuestra vida. En este enlace un guión completo de las meditaciones y elementos de esta fiesta de Pésaj, en el blog de Kabbalah Mashiah.


Para la kabalá hay 4 niveles de intervención Divina que responden a distintos estados de conciencia; por orden de intensidad son los siguientes:


1. Mohín Katnut Rishón / Cerebro Estrecho 1º: es el nivel mínimo de intervención Divina. Mantiene el mundo y sus leyes naturales y actúa con independencia de lo que haga el hombre en la Tierra. Es el nivel normal de intervención Divina si el hombre no incita una intervención mayor.


2. Mohín Katnut Sheni / Cerebro Estrecho 2º: es el grado de intervención Divina que se activa cuando el hombre se somete a los mandamientos Divinos.


3. Mohin Gadlut Rishón / Cerebro Ancho 1º: es el nivel de intervención Divina que se alcanza en Shabat y los días de fiesta.


4. Mohin Gadlut Sheni / Cerebro Ancho 2º: Es la máxima intervención Divina, que sólo se alcanza en la fiesta de Pésaj; es el estado en el que se manifiestan los milagros. Es el nivel de máxima misericordia y se relaciona con el advenimiento del Mashiah.


Para recordar estos niveles, en la mesa del Seder de Pésaj se tienen que tomar 4 copas de vino, una para cada nivel de intervención Divina y 4 trozos de Matza, que sirvan como recipientes.


Las Matzot (plural de Matza) son 3, pero una se parte en 2 pedazos, así que suman 4 trozos; cada una de ellas va a recibir uno de los estados de conciencia hasta que el último trozo, llamado el afi comen, recibe el poder del mohín Gadlut Sheni, que nos permite recibir el nivel de conciencia de los milagros hasta el próximo Pésaj, en todo el año que se inicia.


Realizando 4 bendiciones sobre el vino y la matza conseguimos que fluya la abundancia Divina desde los mundos de Atzilut y que canalizados de esta forma penetren en el mundo físico (Maljut) a través de ellos. Al hacerlo, estimulamos nuestra alma para que, con esta energía, proyectemos escenarios milagrosos en nuestro día a día, hasta el Pesaj siguiente.

Este nivel será el que obtengamos cuando llegue el Mashiah, partiendo de la activación del Mohín Gadlut Sheni general.


Para saber más sobre esta fiesta, aquí uno de los vídeos de Albert Gozlan hablando de Pésaj.

©2019 by Estudio de Kabalá